sábado, 30 de enero de 2010

Nuevos mercados para las flores colombianas han desplazado importancia de la Fiesta de San Valentín

Floricultores se cansaron de competir con bajos precios en el mercado estadounidense y prefirieron salir a buscar otros mejores y con mayores perspectativas de crecimiento.


Pese a que unas 1.600 hectáreas resultaron afectadas por las heladas de este año, los floricultores colombianos siguen trabajando para cumplir con los pedidos del próximo San Valentín.

Para la segunda semana de enero la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores (Asocolflores) reportó una pérdida de 15 millones de dólares, aunque aclaró que no correspondía al 'grueso' de la producción, más bien a follajes o el material verde.

El gremio también destacó que las pérdidas podrían ser menores, pues algunas especies de flores son más resistentes a las bajas temperaturas que otras.

Esta fiesta de los enamorados de los países anglosajones en general, y Estados Unidos en particular, hasta hace poco representó el 60 por ciento de ingresos de los empresarios. Pero ya para un grupo considerable está representando apenas entre el 20 y el 25 por ciento de los ingresos, pues en el mercado internacional han aparecido muchos enamorados de las flores colombianas dispuestos a pagar mucho más, pese a que deben llevarse más lejos: Reino Unido, Alemania, Rusia, Japón y Corea.

Los nuevos mercados

En el Reino Unido, por ejemplo, han logrado mantenerlo como el tercer mercado de exportación, luego de los Estados Unidos y de Rusia.

Allí, los empresarios han hecho varias jornadas de posicionamiento, regalando flores a los compradores de la cadena de almacenes Tesco; la última, en las 753 tiendas de la cadena, se hizo durante diciembre del 2008.

En diciembre pasado Tesco premió a la antioqueña Flores Capiro como el mejor proveedor del año, en la categoría horticultura.

Al mercado ruso, los colombianos llegaron detrás de los ecuatorianos y se caracteriza por tener a las flores como uno de los regalos más preciados para festividades como los días de la Mujer, en marzo, y del Conocimiento, el primero de septiembre.

"Rosas, claveles y Alstroemerias son las más preciadas en ese mercado, que tiene, solo en la ciudad de Moscú una población de 100.000 personas consideradas como 'millonarios', es decir, que tiene un patrimonio superior a un millón de euros; además, a ellos les gustan las flores colombianas", dijo un exportador a EL TIEMPO.

En Alemania la suerte está echada, tras el espacio que han dejado los ecuatorianos, quienes en el último año cerraron 500 hectáreas de flores, de las cuales un alto porcentaje se vendía en ese país europeo.

"De lejos, este es el mayor comprador en el mundo, pues en el 2009, unos 1.300 millones de euros gastaron los alemanes en comprar flores", dijo un exportador colombiano presente en la feria IPM, en la ciudad de Hessen, que ayer cerró sus puertas.

Pese a la crisis financiera internacional, desatada desde septiembre del 2008, Japón sigue ofreciendo los mejores precios pero, eso sí, exigiendo una alta calidad.

Este se ha mantenido por 20 años como un mercado para los claveles y, desde hace unos cinco años, de rosas, cuya demanda ha crecido.

Según OTA, la principal subasta japonesa de flores, las ventas de rosas colombianas se incrementaron en 12,48 por ciento entre el 2007 y el 2008, y que los claveles también crecieron en 19,39 por ciento, lo que sitúa a Colombia como el tercer proveedor de flores para ese país.

Por último, aún más lejos, está el mercado de Corea, que ha venido explorándose desde hace dos años y a donde los floricultores han participado en ferias, en busca de contactos comerciales que ya existen.

A ese mercado, por ejemplo, Florandina exporta hortensias. "Son muy apetecidas para los matrimonios, pues las consideran como un grato símbolo de prosperidad en la nueva unión", dijo Pablo Hernández, gerente de esta empresa antioqueña.

JUAN CARLOS DOMÍNGUEZ
REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada